El Comienzo

Bienvenidos a este espacio de experiencias con mezcal. Les platicare un poco del comienzo de todo esto.

A lo largo de estos dos últimos año he disfrutado del mezcal como nunca antes. Todo empezó en noviembre del 2011 cuando recorrí la ruta del mezcal. Un fantástico viaje por carretera que realice con mi novia por espacio de 4 días. El momento dónde uno dice (o piensa) “ya valió”, es cuando entramos a un expendio, de lo cientos que hay en la Ruta del Mezcal, y nos ofrecieron probar el mezcal hecho ahí. Sin más, aceptamos y nos invitaron a conocer cómo lo preparaban. Esto era, así es, a dos pasos de donde tenían la venta. Atras habia un “molino egipcio” mexicano. Esto porque habia un burrito en lugar de un caballo.

Para los que no sepan que es el molino egipicio (como yo antes de ponerlo por primera vez) es una rueda como de media tonelada unida a un eje y que es tirada por un caballo (burro). En el molino lo que hay son las piñas cocidas cortadas para que sea fácil su trituración. La persona que nos dió el tour nos invitó a probar lo que se estaba triturando (piña de agave) y pues hasta ese momento no tenía un rico sabor. De ahí nos explico que lo triturado se pasaba a una tina, que ahí tenian, para la fermentación. Después pasaba a la destilación en el alambique, que también tenían ahí mismo, donde nos explico todo el proceso de enfriamiento y destilación. Fue ahí cuando nos dió un pequeño vasito con la primera destilación de el mezcal en producción. Era un mezcal muy claro, puro. La temperatura era alta, no sabría cuanto era pero estaba ciertamente caliente. Aún cuando la primera destilación no contiene un alto grado alcohólico (puesto que este se agrega en las siguientes destilaciones) sí que surtió efecto en mí. Fué la primera vez que probe un mezcal “virgen”.

Me gustaría compartir las siguientes características de los mezcales que el staff degusta:

  1. Sabor.- Qué tal sabe y si se logra percibir alguna esencia o saborsito particular.
  2. Textura.- Qué tal se siente en el paladar, ya sea muy ligero o espeso.
  3. Aroma.- Qué aroma desprende y si enamora al primer respiro.
  4. Violencia.- Qué tan pegador está. No necesariamente el grado de alcohol representa ese “golpe” que te da el primer trago.
  5. Factor Botella.- ¿Vale la pena comprar la botella o con una copita basta?

Al menos cada semana habrá contenido nuevo. Esperaría que algunos amigos se avienten unas reseñas por invitación para que se mantenga vivo e interesante este contenido. Los mezcales reseñados serán de toda la gama de precios que hay, empezando obviamente por los más económicos y si algún invitado ha tenido oportunidad de degustar alguno de los caros pues seguro nos apoyará.

Cada cierto tiempo y de acuerdo a participación habrá regalos, ya sea un pomo o si se puede algún descuento en algún lado.